Texto continuo vs texto discontinuo: ¿En qué se diferencian?

En el ámbito de la escritura, existen diferentes tipos de textos que se utilizan en distintas situaciones. Uno de los aspectos que diferencian a los textos es su continuidad. En este sentido, encontramos dos tipos de textos: el texto continuo y el texto discontinuo.

Índice
  1. Texto continuo
  2. Texto discontinuo
  3. ¿En qué se diferencian?

Texto continuo

El texto continuo es aquel que se escribe de manera fluida, sin interrupciones ni separaciones. Es decir, se trata de un texto que se desarrolla en una secuencia lógica de ideas y sucesos. Este tipo de texto se utiliza en la mayoría de los casos, como en los libros, revistas o periódicos.

Texto discontinuo

El texto discontinuo, por el contrario, presenta interrupciones y separaciones en su estructura. Este tipo de texto se utiliza para destacar ideas o fragmentos de información relevante. Algunos ejemplos de texto discontinuo son las listas, tablas, gráficos, entre otros.

¿En qué se diferencian?

La principal diferencia entre el texto continuo y el texto discontinuo es la continuidad en su estructura. Mientras que el texto continuo se desarrolla de manera fluida y sin interrupciones, el texto discontinuo presenta separaciones y fragmentos de información que destacan ideas específicas. Ambos tipos de texto son igualmente importantes y se utilizan en diferentes situaciones según el objetivo que se quiera alcanzar.

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en «Aceptar» en el banner
Subir

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar